Simone de Beauvoir en 1949 en su obra el Segundo sexo, ya denunciaba la utilización del aspecto físico de la mujer como “objeto erótico ideal”, un cuerpo expuesto a la mirada y además, un cuerpo dócil y sexuado que puede ser usado y sometido. La utilización del cuerpo femenino es una manifestación de las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres.
×