Como sabes, el email marketing es una de las herramientas más potentes para captar clientes, retenerlos, generar engagement o crear verdaderos embajadores de marca. Pero todo esto es muy difícil de conseguir sin invertir algo de dinero. Y aunque enviar correos masivos con Gmail pueda parecerte una buena idea para ahorrar costes, al final te limitará.
Mucho se ha escrito sobre el email marketing y lo importante que es para el devenir del negocio, pero ¿Cómo hacer una campaña de email marketing efectiva? Vamos a tratar los puntos y, sobre todo, los tiempos a tener en cuenta para conseguirlo. Para ello lo haremos desde cero, identificando todos y cada uno de los aspectos que intervienen en las estrategias de email marketing y conseguir así sacarle el máximo partido a la base de datos que se maneja.
La mejor manera de lograr despertar la pasión de tus usuarios es apuntar justo a sus necesidades e intereses, y para ello deberás conocer en profundidad a tu público objetivo. Esto te permitirá Segmentar tus envíos en base a su perfil y comportamiento de cada uno de ellos y así aumentar su efectividad, porque sentirán que realmente quieres brindarles algo valioso.
Cada vez es más común pedir este permiso mediante un proceso de “doble aceptación” o doble opt-in, esto quiere decir que los destinatarios se registran para recibir comunicaciones por tu parte, después reciben un primer correo con un enlace de confirmación, pero no reciben ningún otro e-mail más a menos que hagan clic en el enlace o respondan directamente.
Es necesario investigar si los destinatarios hacen o no donaciones, cuánto donan y cuánto se debe invertir para lograr que lo hagan. No se debe olvidar hacer el seguimiento inmediato. La pérdida de tiempo puede afectar la respuesta, por lo tanto, es necesario enviar el paquete inmediatamente después de analizar los resultados. Si no se sabe cómo hacer las pruebas y verificarlas, se debería buscar la ayuda de un profesional. Seguramente el gasto valdrá la pena y evitará un desastre posterior.
Para obtener resultados válidos, se debe evaluar una cantidad razonable, en función del tamaño del envío general que se tiene planificado, como para que tenga valor estadístico. Cuanto más amplia sea la evaluación de prueba, más confiables serán los resultados. Como regla general se entiende que para que los resultados de la prueba sean “analizables”, se deberán recibir un mínimo de 50 respuestas a los envíos. En un envío de 5000 paquetes, esto representa una tasa de respuesta del 1 por ciento, lo cual es una taza considerable.
Lo que deberían mejorar: La interfaz solo está disponible en inglés; por tanto, podría resultar difícil para aquellas personas que no estén acostumbradas a la terminología. Si las necesidades superan las del plan gratuito, los costes aumentan rápidamente. Otro inconveniente es que, al igual que ocurre con todos los programas de los Estados Unidos, los datos de los suscriptores se almacenan en ese país, lo que no resulta ideal de cara a la protección de datos.

Si has llegado aquí puede que estés buscando una opción para enviar miles de correos electrónicos masivos, si es así, yo no te voy a engañar como en otros blogs, Gmail no debería ser tu primera opción ya que no es un servicio de envío/recepción de correos electrónicos que esté pensado para este fin. Aún así todavía no te desanimes porque incluso dentro de Gmail existen opciones que permiten enviar correos masivos hasta un cierto límite.
Los sirios, fenicios, árabes, griegos y cretenses realizaban el trabajo de mercadeo o comercio. Hace más de 2500 años las caravanas de mercaderes babilónicos se valían de hombres heraldos, de voz potente y clara pronunciación para anunciar sus productos. Los griegos contaban con pregoneros que anunciaban la llegada de los barcos con cargamento de vino, especias y metales. Con frecuencia, el pregonero iba acompañado de un músico que sólo se mantenía en el tono adecuado. Los pregoneros después se convirtieron en el medio más común de anuncios públicos en muchos países europeos, como Inglaterra o España y continuaron en boga durante muchos siglos. Uno de los primeros métodos de publicidad consistía en pintar los anuncios en los muros. Otro método de publicidad, o más bien propaganda política, era el marcado de las monedas con el rostro del emperador ya que de ésta forma el gobernante sería conocido por sus súbditos y con ello sería más familiar, por lo que volvería a ser elegido en las próximas elecciones con mayor facilidad.
A diferencia del marketing tradicional, el hecho de poder medir los resultados de nuestras campañas, nos permite conocer si estamos o no alcanzando los objetivos que hemos marcado. En función de la información obtenida, podrás realizar pruebas con diferentes diseños, contenidos o personalizarlas todavía más si necesitas mejorar tus envíos o perfeccionar tus emails para conseguir resultados incluso mejores.
×