Por eso, otro de los contras de enviar correos masivos con Outlook es que no puedes personalizar los emails. Tus suscriptores esperan contenido que ofrezca valor añadido y que también responda a sus preferencias e intereses individuales. Que les llegue el contenido por el que se han suscrito. Por eso la personalización es tan importante. Sin embargo, Outlook no ofrece ninguna herramienta de personalización.
En este paso de la estrategia de email marketing toca definir qué se va a enviar en las comunicaciones. Pueden orientarse hacia el envío de vídeos, un formato que triunfa mucho por su fácil modo de ser consumido, sólo incluir testimonios de clientes, noticias del sector y de la propia empresa, contenidos del blog corporativo o publicaciones sólo visuales con infografías sobre temas relacionados.
3. Cuando tengas un cliente, pregúntale qué tiene creado hasta el momento. Hay clientes que ya tienen la página creada y otros no. Hay clientes que tienen la página y una cuenta publicitaria en uso y otros no. Hay clientes que ya tienen su propio BM. Depende de cada situación. En caso de que tu nuevo cliente no tenga nada de nada, como ya has creado una cuenta en tu BM lo más probable es que no te deje crear otra. Tendrías que solicitarle acceso o crearle un BM para poder crear una cuenta publicitaria y darte acceso, correcto.
No olvides incluir un enlace de baja de la suscripción bien visible. No tiene sentido seguir enviando emails a usuarios que no quieren recibirlos. No sólo es un riesgo que corre tu empresa de ser calificada por dichos usuarios como spam sino que, lo que es peor, es una inversión sin justificación ni retorno. Si no quieren recibir tus emails mejor que se puedan dar de baja fácilmente. Piensa siempre en tus usuarios, si muchos se dan de baja reflexiona sobre los contenidos que ofreces y adáptalos a tu audiencia.
Simone de Beauvoir en 1949 en su obra el Segundo sexo, ya denunciaba la utilización del aspecto físico de la mujer como “objeto erótico ideal”, un cuerpo expuesto a la mirada y además, un cuerpo dócil y sexuado que puede ser usado y sometido. La utilización del cuerpo femenino es una manifestación de las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres.
×