Es necesario volver a verificar los números telefónicos incluidos, los códigos postales y las direcciones de sitios electrónicos (la dirección del sitio Web que comienza con “www” o “http”), así como también la ortografía y la gramática. En los números telefónicos y en las direcciones de sitios Web, si un dígito está equivocado todo el número es incorrecto. Si se utilizan fotos o ilustraciones, se debe contar con el permiso para usarlas; tal vez se tengan que adquirir los derechos completos de una galería fotográfica, del fotógrafo o del dibujante. También se deben tener en cuenta los acuerdos con los modelos y sus agentes.
Existen una cantidad de formatos diferentes para un paquete de publicidad directa. El formato decide de qué manera entran en juego los elementos gráficos y la copia. El editor (y el asesor de diseño gráfico, en el caso de que la organización sea suficientemente grande como para tener uno) debe saber exactamente qué formato se va a utilizar dado éste que afecta el espacio disponible para transmitir el mensaje. Cada artículo del paquete debe exponer claramente la oferta o el pedido.
En el mercado existen muchos softwares para realizar campañas de envíos masivos de correo electrónico. Por eso a la hora de decidir elige el que mejor responda a tus expectativas. Uno que respete la legalidad. Que funcione con proveedores de servicios de Internet de calidad y te proporcione las estadísticas que necesitas en tiempo real. Y un soporte técnico para cuando surjan los problemas y dudas a la hora de ponerlo en marcha.
Por ejemplo, se podría usar VTiger con una automatización que lance campañas en Doppler (tendría que confirmar que se puede conectar la API), pero con otras herramientas de email marketing como Mailchimp sí es posible. Y si, además, unimos estas posibilidades con tag manager y un buen etiquetado se pueden lanzar automatismos muy interesantes y útiles.

Cada paso sucesivo aumenta el costo, pero también la efectividad para incrementar el número de lectores que responden al paquete. La decisión sobre el formato se puede tomar en forma simultánea con el próximo paso de determinar el presupuesto; ambos van de la mano. Con mayor frecuencia, los destinatarios de la publicidad directa (cualquiera sea su formato) son dirigidos a sitios de Internet para hallar anuncios e información adicional.
×